Sant Climent de Peralta

La aldea de Sant Climent de Peralta tiene su origen en el antiguo cenobio emplazado en una pequeña y arrinconada valle de las Gavarres, recogida de la tramontana. No mucho tiempo atrás -s. XVIII- se abandonó la iglesia del viejo monasterio y se construyó la nueva parroquia, unos dos kilómetros hacia el este, en las estribaciones de la cordillera más cercanas a la llanura, hacia donde se había ido desplazando el poblamiento de caseríos dispersos que caracteriza el lugar. Sant Climent debía ser, como ya señaló Pella i Forgas, una de las primeras colonizaciones monásticas, benedictinas del país.

El cenobio se emplazó en un escondido rincón, en el valle de un arroyo con vertientes escalonados por bancales cultivadas y cerca, de una fuente, hoy casi truncada. Imaginemos que en época alto-medieval del lugar sería aún más sombrío y de vegetación más lozana que en la actualidad. Parece ser que este lugar estuvo poblado con anterioridad al establecimiento monástico. Las tejas que se pueden ver en medio del paramento de las runas de la iglesia pueden proceder de algún edificio de época romana. Sin embargo, se han descubierto restos de una necrópolis con sepulturas protegidas con tejas que podría ser anterior a los primeros documentos que nos hablan de la celda monástica.

Las runas de la iglesia del monasterio de Sant Climent Peralta se conocen con el nombre de la iglesia vieja del Mas Vidal, un caserío del siglo XIX, actualmente habitado. Éste pero se debía construir con buena parte de las piedras procedentes del derribo de parte de la iglesia, y quizás de otras dependencias medievales desaparecidas.

Los habitantes de Sant Climent de Peralta han vivido tradicionalmente del cultivo del campo y de la explotación de los recursos naturales del macizo de las Gavarres: corcho, leña, carbón, etc... Las masías del núcleo tuvieron una época floreciente con la explotación del corcho. Después, cuando las cepas en Francia fueron atacados por la filoxera, gran parte de las tierras de cultivo se transformaron en viñedos. Actualmente, la población está formada por unas decenas de caseríos, algunos de ellos reconvertidos en segundas residencias.

 

Iglesia de Sant Climent de Peralta

La Rajoleria del Mas Frigola

 

La Carbonera

 

Festa del segar i del batre

En Sant Climent, sin embargo, todavía es posible respirar el ambiente propio de un lugar estrechamente vinculado al macizo, una muestra de ello son los antiguos oficios como por ejemplo el de rayolero, payés o carbonero. Al mismo tiempo, el núcleo dispone de algunos de los parajes más bellos y encantadores de las Gavarres, lo que lo convierten en un lugar inmejorable para la práctica del excursionismo y el conocimiento del entorno natural de éste importante espacio.

Cómo llegar

Actividades

Visita y cata de aceite de oliva
Can Solivera
Del 09.05.18 al 31.12.19
Sant Climent de Peralta
Visitas guiadas

Otros nucleos

Este web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, al navegar el usuario acepta su uso. Más información
ACEPTAR